enero 29, 2015

EL FRANCOTIRADOR: ODA AL ENFERMIZO HÉROE NORTEAMERICANO

Por: Carlos Arturo Gamboa B.
William Munny, el personaje que interpretó Clint Eastwood en ese clásico del Western que se tradujo al español como Los imperdonables, (The unforgiven) es un asesino atormentado que carga el peso de sus disparos, y en uno de sus momentos estelares nos suelta esta reflexión: “Matar a un hombre es algo muy duro, le quitas todo lo que tiene y lo que puede tener". Esa conciencia de quien arrebata una vida es la que nunca aparece en la película El francotirador (American Sniper), basada en libro autobiográfico de Christopher Scott Kyle, un soldado norteamericano que posee el horrendo record de ser el culpable de 255 muertes, aunque algunos se lamenten de que el Pentágono solo le reconozca 160. Esta película fue dirigida por Clint Eastwood y ha sido un éxito taquillero de inicio de año.
La película no se asoma ni por un instante en cuestionar la guerra de fondo, que no es otra que la cruzada que emprendió Bush en Irak, después de los atentados del 9-11. Lo que el director nos muestra es un exacerbado patriotismo que lleva a un hombre a sentir que matar enemigos es proteger sus tierras, su familia, su orden establecido. Para ese soldado los otros no son seres humanos, el mismo Kyle en vida real dijo en una entrevista: “La primera vez ni siquiera estás seguro de que puedas hacerlo (matar). Pero yo no estaba allí mirando a esas personas como personas. No me preguntaba si tenían familia”. Estas afirmaciones y otras más polémicas que se acumularon luego de su retiro no aparecen en la película, solo se le da campo a su hazaña la cual incluye matar un niño y una mujer, escena que se une magistralmente a una toma de su infancia cazando venados; con ello se resume la idea de la película, porque para Kyle cazar enemigos (árabes) no es más que un acto de una mente obediente que responde a la idea del orden que jamás será cuestionado. Matar es su oficio, y él lo hace a la perfección. Además habita un mundo en donde será premiado por ello.
Clint construye una oda a ese patriotismo enfermo estadounidense que tantas vidas le ha costado a la humanidad, una oda llena de rifles y banderas, sin discursos, sin remordimientos, sin pestañeos de ética. Esta película reconstruye el héroe americano y solo una sociedad en donde se idolatran las armas puede elegir como héroe a un hombre cuya gran virtud es haber acabado con tantas vidas humanas; y luego se aterran de los árabes y los llaman fundamentalistas.

La cinta ha recibido críticas a favor y en contra. Los conservadores de la línea dura republicana deben estar muy satisfechos con Clint Eastwood por volver a poner la imagen del gran patriota en la pantalla y avivar el deseo de guerra que siempre les habita. Por su parte personas como el director Michael Moore han salido en su contra porque no admiten que se glorifique el nombre de alguien tan controvertido. En la redes sociales se ha banalizado el tema de la película y se ha centrado más en “evidenciar” que en algunas tomas aparecen bebés de plástico. La cinta que está nominada al Oscar como mejor director y mejor actor principal (Bradley Cooper), es un película que debe ser vista para entender un poco más por qué los norteamericanos aman la guerra y se glorifican cuando lanzan bombas, aunque al verla debamos soportar con estremecimiento la ausencia de humanidad de ese soldado texano, quien coleccionaba cadáveres en Ramadi y Bagdad para que luego el gobierno a cambio le diera medallas. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludo cordial apreciado Carlos.

Bien lograda la crítica a esa nefasta película nominada a Premios Oscar.

La vi y estoy de acuerdo con el gran director Michael Moore en los cuestionamientos que ha hecho a esa cinta donde se rinde oda a un asesino. La película de los Oscar que es muy bella es EL GRAN HOTEL BUDAPEST.

Jorge Ladino

Anónimo dijo...

Preciso texto, reflexión excelente donde ética y pensamiento sintetizan esa verdad insoslayable...
Agradezco su texto

Patricia S.

LA PIEDRA ANGULAR dijo...

Que más se puede esperar de una cultura que ha sido terriblemente influenciada por el militarismo y el despotismo, como formas de dominación y gobierno. EE.UU. no es ni la sombra de esa nación de hace 200 años, cuando sus primeros colonizadores llegaron a las costas de Virginia y lo primero que hicieron fue clavar una cruz en la playa y exclamar: “Estas tierras son para Cristo". El EE.UU. de hoy, son las ruinas de un pasado que le dió el primer lugar a Dios.

Rafael Diaz

Anónimo dijo...

LA PIEDRA ANGULAR: Aunque entiendo tu comentario, y estoy de acuerdo con lo que arriban opinan, creo que tu comentario "peca" por insunuar que USA está alejada de Dios y que por eso sucede lo que suceder, quizás por tu creencia evidente en la imagen de tu perfil.... Creo que deberías de saber que precisamente por haber entregado a Dios esas tierras,hoy los republicanos y todo el cinturón bíblico estadounidense cometen estos actos ya que para ellos el destino manifiesto divino los autoriza a eso..... así que tu comment podría calificarse como el típico sesgado.

MANUEL REYES MARIN dijo...

Clint Eastwood como director de cine viene reafirmado un discurso que habla del (Hombre Militar Norteamericano) su razón de ser en pro de la Nación "Dios Patria y Familia" su sacrificio, entrega y compromiso hasta dar la vida por ello. Viene así modelando de forma cinematográfica un nuevo Super-Héroe al alcance de todos los jóvenes de EE.UU comunes y corrientes, que no van a estar ya en el delirio imaginario de ser un super héroe al estilo de Stan Lee. Bastará con ver: Flags of Our Fathers (Banderas de Nuestros Padres. Clint Eastwood, 2006) para entender que American Sniper seria un blockbuster de ese héroe de carne y hueso con facultades "humanas" que le bastó ingresar al Army Sea para inmortalizarse por su país. Nada nuevo en el ya deteriorado y peligroso discurso de C. Eastwood.