abril 24, 2014

TRANSCURRIR UT (ABRIL 24 DE 2014)

Por: Carlos Arturo Gamboa B.

1.
Por estos días el profesorado de la Universidad del Tolima se enfrenta al descontento general. En los pasillos verbalizados y los correos electrónicos han circulado listas de docentes que han sido “requeridos” por la administración. Algunos no han terminado sus tesis doctorales por innumerables, justificadas o no  razones. Otros están pendientes de convalidación de títulos, otros por “esto o aquello”, quizás miraron mal a alguno de los egocéntricos de turno. Lo inaudito de estos casos es que como profesores universitarios están siendo sometidos al escarnio público, como si se tratase de una “raza maldita”, cainesca o macondiana. ¿No se les pudo ocurrir a los administradores y múltiples asesores del rector, convocar al profesorado a debatir y construir salidas a estos inconvenientes? Ser profesor universitario por estos días es más inestable que ser vendedor ambulante, en cualquier momento “te caen” al aula y te decomisan el saber por no firmar planillas.
1.1.
Al profesorado no se le escucha porque la política imperante es foucaultiana: Vigilar y castigar. Hay memoria de un antiguo suceso, que ya se hizo leyenda universitaria, cuando un rector de cuyo nombre “pocos quisieran acordarse”, de apellido Polanco, cerró Bellas Artes y lanzó las esculturas al río Combeima y expulsó a los profesores ¿O fue al contrario? Lo cierto es que con esta moda de disciplinar los sujetos, la Universidad del Tolima tiene a sus profesores más preocupados en buscar abogados para defenderse de la avalancha de procesos, que en la tan necesaria “excelencia académica”, porque todos fueron metidos en la misma bolsa como si se tratase de construir un nuevo “eje del mal” en las entrañas del profesorado.
En medio de todo es maremágnum de cosas que se dicen pero nunca se confirman, las versiones abundan. Que el rector, antiguo profesor, hoy desconoce la importancia de la labor docente y se dedica a cumplir los indicadores estatales, olvidando al profesorado que lo respaldó. Que algunos profesores han ido a la Contraloría a “echar dedo” a los docentes, con lista en mano, como si fuesen pequeños herederos de la política de “sople y cobre”. La versión oficial no se sabe, el ex profesor Herman Muñoz debería convocar a los docentes y solucionar esta grave crisis, al menos en honor al tiempo en que él padeció las aulas y sus carencias, y disfrutó las bondades del oficio.
1.3
A quienes argumentan que lo que se hace es “cumplir con la ley”, les debo recordar que ese es un viejo sofisma, hoy muy usando por Santos a su amaño en el caso Petro. El orden jurídico en Colombia es una bazofia, hay miles de inocentes presos y muchos culpables disfrutan los réditos de su maldad. El pueblo colombiano no cree en las leyes y el caos jurídico así lo ratifica. “Cumplir la ley” y escudarse en ella no es derrotero de hombres grandes, los grandes hombres cambian las normas, crean nuevos escenarios, transforman la realidad. Los ciegos obedientes son solo eso, ciegos obedientes. Con un programa de Derecho en la Universidad del Tolima, asusta que el enfoque de Vigilar y castigar sea la única salida, sobre todo en una sociedad en donde se requieren sujetos que reconstruyan el país, las normas y el concepto de justicia; incluso hasta podríamos aferrarnos a la autonomía universitaria, ese concepto que a veces invocan los administradores solo cuando les conviene a sus intereses.
A todos los docentes que atraviesan este karma, mi solidaridad, y mi invitación al encuentro y el planteamiento de salidas universitarias para universitarios.
2.
La Universidad del Tolima debería pedir registro calificado para la “Licenciatura en seudo-cuentería y otras babosadas”, parece todo dispuesto. Cada ochos días en el parque Ducuara hay lleno total, es la “cátedra” más asistida. Claro, es que escuchar madrazos, chistes sexistas y burdas imitaciones, es casi un deporte nacional. Vende. Genera rating. Por eso el parque se llena, mientras los auditorios con eventos culturales están a medio llenar, por ser generosos. Además parece premeditado el horario en que un cuenta-huesos obnubila un concierto de cámara. Lo peor de todo es que se “vende” y se “paga” como política cultural. Ahora con el boom de acreditar programas propongo que este show-mediatizado sea el soporte “científico” de dicha licenciatura. ¡Cómo se extraña la oralidad de verdad!
3.
El síndrome de la décima semana nos está estrangulando. Es casi ridícula esta norma. Un estudiante puede cancelar la materia o el curso, aun cuando lleve más del 60% de la asignatura vista. Eso equivale a expresar que uno “puede decidir no emborracharse después de dos botellas”. Muchos estudiantes no van las primeras semanas, o van a practicar el “horaculismo” porque saben que en cualquier momento se bajan del bus. Creo que esta norma ya hizo agua, como muchas en la Universidad del Tolima.
4
Varios eventos se organizaron en torno a la celebración del día del idioma. Buenas iniciativas. El centro cultural, la emisora Tu Radio y la Facultad de Educación, en especial el departamento de español e inglés, nos ofrecieron espacios, publicaciones, conferencias y demás escenarios para reavivar la cultura. Aún nos falta encontrarnos para potenciarnos, pero mientras la cultura se exprese, tenemos posibilidades. Lo que falta de semana ofrece también múltiples eventos, ojalá se animen a asistir a ellos, aunque no sea una rendición de cuentas.
Posdata:
Un agradecimiento especial al Departamento de Español e Inglés de la Universidad del Tolima, por el reconocimiento y homenaje público de que fuimos receptores la estudiante Yurani Muriel Luengas y quien escribe. La exaltación se realizó por haber obtenido sendos premios en el 7º Concurso Nacional de Cuento RCN-MEN, versión 2013.

3 comentarios:

Yeimy lizeth Castillo zea dijo...

Hola increíble argumentación, desde mi punto de vista no todos los docentes manejan el sistema de calidad que tu tienes, yo reconozco que tu presentas compromiso y mucho amor por tu labor que es tan dispendiosa, eres el único docente que yo conozco que brinda horas adicionales de su tiempo para entregar información eficaz de las actividades que dejas en clase, pero como no todos cumplen su labor de la misma manera a unos se les olvida que los contenidos deben ser de gran utilidad en la carrera del estudiante le dicen a uno que le envían material al correo y jamas llega, pero son drásticos en su forma de evaluar no cumplen y requieren que uno desarrolle competencias en base de un material a medias, y la excusa es.. "estuve de viaje" "es que tengo tanto trabajo que se me olvida" me gusta la gente que tiene exactitudes en sus metas que no se le olvida que esta tratando con personas que desean alcanzar sus metas por lo tanto brinda su calor humano en cada instante, habla con el estudiante de sus falencias, pregunta:¿ el porque de la situación? a muchos se les olvida ser humanos, brindar amor y dedicación en sus palabras, entonces hay que sensibilizar mas a los docentes a ser ese orientador que tanto necesita la sociedad y no un dictador, es bueno reconocer que muchos estudiantes no permiten que se cuestione acerca de su vida académica, por creer que tienen la razón siempre pero es ahí donde ustedes no deben desfallecer en su lado didáctico y practico muchos de mis compañeros y de otras materias pierden el tiempo mirando hacia el techo y no se preocupan de las labores asignadas y el tiempo perdido los santos lo lloran el compromiso es de todos cada uno poner un grano de arena si tus colegas están en el paredón es porque dieron papaya, y a mi no me gusta la fruta pero si me dan papaya me la como, y desgraciadamente pasa así con muchos estudiantes que son injustos holgazanes y otros porque por simples desacuerdos personales con el docente por sus formas de expresión les da pereza asumir el reto y pedir asesoría de ese docente "SI NO PUEDES CONTRA EL ENEMIGO ÚNETE A EL"

Anónimo dijo...


Comprendo las paradojas y las encrucijadas que atraviesan. Un saludo solidario.


fernando ayala poveda

Anónimo dijo...

Apreciado Carlos, felicitaciones por ese merecido premio. Me llena de orgullo y honda satisfacción. Siento mucho no haber podido acompañarlo en el acto de reconocimiento.

Un gran abrazo con el afecto de siempre,

Liliana del Basto