abril 09, 2011

Y DESPUÉS DE CAMINAR, ¿QUÉ?


Por: Carlos Arturo Gamboa

Alienta ver los ciudadanos transitando asfalto, defendiendo los escasos derechos que aún no han sido devorados por la máquina del capital. Alienta el sentido mismo de la vida, los colores, las consignas, los sueños de la juventud. Al final, cuando todos han regresado a sus lugares, el silencio ulterior a la protesta nos hace preguntarnos: Y después, ¿qué?
En Ibagué caminaron los estudiantes de la Universidad del Tolima, algunos profesores (quizás los que no han sido encantados por las sirenas del seudo-mundo académico), los estudiantes de los colegios que añoran algún día ingresar a la universidad, pero que saben muchos fracasarán en sus intentos. También caminaron algunos transportadores denunciando la precarización laboral a la que son sometidos y los habitantes del barrio Castilla a quienes el gobierno local les incumplen, los pensionados con sus dramas y los desprevenidos. La ciudad camina, se desplaza, va a los centros de poder, vitaliza el ritmo de sus sueños y en masa exige respuestas. El problema es que el poder es sordo, no es interlocutor del pueblo, duerme bajo el influjo de su insensatez. Y después, ¿qué?
Los noticieros hacen sus balances superfluos, confunden protesta con terrorismo, a las víctimas con los victimarios, a los sueños de cambio como obstáculos al desarrollo. Los policías llegan sudorosos a sus casas porque lograron contener los “revoltosos”, sin entender que muchos de sus hijos necesitan la universidad que ellos no entienden. Los ESMAD blanden orgullosamente sus maquinitas de represión. El mundo girará igual. Y después, ¿qué?
Después pensar, para volver a caminar. Los cuerpos que se mueven alteran el ritmo del mundo de la vida, le impregnan otra sinfonía al derrocado planeta de los sin rostro, de los sin voz, de los sin parte. Pero el pensar deber ser paralelo al caminar, quien camina a la deriva es un zombi, quien camina bajo el influjo del pensamiento, es un ser que transforma sus pisadas y le propone al mundo otras posibilidades.

3 comentarios:

ck dijo...

He caminado entre la marcha, vaya, cuál caminar, cabalgar o nadar, seria mejor aclarar. Ajeno y desconocido por el antifaz Clak kenistico que llevaba aquel día aceleré entre los manifestantes, era uno más entre los salmones.

Aproveché para mirar aquellos rostros atiborrados de sueños de libertad y revuelta; vi los ojos de la desesperanza, de los que aún creen que marchando se llega a algún lado, de los que sienten que pintando un muro hacen el cambio.

Como lo fue el río combeima en sus viejos tiempos, la multitud arrasó con todo lo que encontró a su paso, pero en dirección contraria.

Debo escribir que escuché a los dueños de los locales, quienes por temor cerraron sus puertas, decir en medio de susurros que "cuando el río suena, no es porque los peces hagan de las suyas" el torrente salmonistico desovó frente al edificio del yo no fui, mientras los osos negros se relamían la jeta con ganas de destrozar aunque fuese a uno de los peces revoltosos.

Algunos rayos de sol, iluminaron el magistral momento que sólo la naturaleza puede ofrecer a un tipo como sho, en medio de salmones. El río humano tomó su cause, se descolgó quinta a bajo, y a medida que fue descendiendo, tal cual, como le pasa al combeima en nuestros tiempos, se convirtió en un fino hilo de araña...

Así que después de caminar lo único que se ve por donde alguna vez corrió una avalancha de 1200 personas o más, es un montón de lodo silencioso, pensamientos de piedra y unos cráteres profundos mojados por un hilo de araña contaminado por la suciedad de los que destilan sus aguas negras.

Lore, Dianni, Esmeralda, Matilde dijo...

el pasado 7 de octubre, hubo una marcha nacional en donde miles de estudiantes de todo el país caminaron en busca de una pacifica solución acerca de la reforma de la ley 30, que busca privatizar la educación superior, sin embargo a pesar de las múltiples caminatas que se hagan, el presidente se sostiene en aprobar dicho proyecto, ya que según ellos eso beneficiaria en algunos años la educación, peor el presente que?? el panorama es incierto ya que muchos estudiantes opinan distinto y con esto se esta anulando el pensamiento estudiantil.

Lorena Anaya

Anónimo dijo...

It's an amazing article in favor of all the web people; they will take advantage from it I am sure.

My website ... garden center