mayo 27, 2014

COMO NO PUEDO DECIDIR, ELIJO LA PAZ

Por: Carlos Arturo Gamboa B.
Dentro de la tradición clásica griega existe un personaje que encarna el espacio conflictivo de la tragedia, se trata de Antígona, hija de Edipo. La tensión es la siguiente, en Tebas se le ha prohibido hacer los ritos fúnebres a Polinices, su hermano. Tal prohibición fue dictada por el rey Creonte, con el argumento de que él había traicionado la patria. En ese escenario Antígona no tiene salida, si entierra a su hermano viola la ley y será condenada a muerte, si no lo hace, desacata la tradición familiar, religiosa y moral que obliga a cumplir el rito fúnebre. Antígona está atrapada, no puede decidir, solo elegir. Está sometida a un destino que ella no ha construido.
Este parece ser el panorama de hoy en Colombia, como Antígona estamos enfrentados a una elección, no a una decisión. Nuestras últimas décadas han sido predeterminadas por el vaivén de una esquiva paz y una profunda guerra. Desde inicio de los ochentas se mezclaron el narcotráfico  y los fusiles, haciendo inviable el país y condensando en los últimos 30 años, toda esa desidia y barbarie que cargamos en nuestros cuerpos desde hace más 200 años cuando fuimos invadidos. Por eso el próximo 15 de junio los colombianos no decidiremos, solo elegiremos entre Santos y Zuluaga, en una especie de burla ciega del destino.
Zuluaga no es Zuluaga, es apenas una silueta de Uribe, y Uribe es el Frankenstein de la época, sus manos son extensiones de la guerra, sus pies fueron fundados por el narcotráfico, su cuerpo es un cúmulo de odio. Solo puede respirar guerra porque fue engendrado por ella y por ella sucumbirá. Su gobierno solo ha dejado una estela de sangre, 3000 jóvenes y campesinos inmolados como falsos positivos, chuzadas a medios periodísticos y a distintos personajes, violencia contra la ley la cual ha cambiado a su amaño, millones de colombianos enviados a las trincheras, todos ellos hijos de los pobres, porque los ricos diseñan la guerra y los pobres la pelean. Los campos colombianos han sido abonados con la sangre de los pobres y los campesinos, y de esa cosecha nos alimentamos la mayoría sin estremecernos.
Santos fue parte de ese proyecto de Uribe, convivió con él, ayudó a diseñar esos planes mortíferos, sabía del desangre del país. Luego activó las locomotoras del falso desarrollo, depredó los páramos, entregó el país a las multinacionales, firmó pactos comerciales que favorecen a las potencias  y a eso llamó prosperidad económica. Santos golpeó los campesinos, esos mismos que Uribe llama terroristas cuando protestan. Santos engañó a los estudiantes, esos mismos que Uribe llama guerrilleros cuando piden educación. Santos ahondó la crisis de la salud, la cual Uribe condenó a la ignominia cuando desde el Senado promovió la ley 100.
Santos y Uribe-Zuluaga encarnan el país que necesitamos cambiar. El uribismo terminó por corromper lo poco honesto que quedaba del Estado, aquí todo vale con tal de que ellos continúen en el poder, ya lo hicieron para reelegir a Uribe y para elegir a Santos, ahora lo hacen para elegir a Zuluaga, y la idea es quedarse en el poder muchos años, la dictadura seudo-democrática es su proyecto.
En medio de todo el caos y la desazón que esto produce, la paz surge como alternativa, pero no es la paz sino el inicio de la misma cuyo punto de partida es el desarme. Quizás la única gota de agua en este desierto extenso es la esperanza de lograr el desarme y barajar de nuevo. El problema es que ni siquiera es nuestra decisión, es la de ellos. Hoy lanzan sus dados para repartirse de nuevo el país y como Antígona parecemos condenados por el destino. ¡Qué triste tiempo el nuestro cuando fuimos condenados a elegir entre bárbaros!
Si deciden continuar la guerra no cuenten con mis manos, ni mucho menos con las de mis hijos. Lleven sus cuerpos y sus hijos a la eterna guerra. Condenen este país a 1000 años más de miseria y soledad. Como no puedo decidir, elijo la paz.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

NOBEL 3.

De verdad, es de apreciar su valioso comentario, especialmente cuando hace referencia en su último aparte a la preferencia. Bien se podría identificar en su contenido, una marcada y precisa decisión de acompañar a quien en estos momentos registró su dossier hacia la "PAZ", porque no decirlo abiertamente; por su Señor Presidente JUAN MANUEL SANTOS CALDERON.

De verdad... !QUE COYUNTURA TAN DIFÍCIL!... Lo entiendo mi NOBEL 3.

Con mucho aprecio,

NOBEL 2.

Ernesto Monroy Gonzalez

Anónimo dijo...

Interesante reflexión. yo tambien voto por la paz!!!

miguel aljure

Anónimo dijo...

Nuevamente lo felicito y si hubiera miles como usted, seguramente el país si cambiaría, pero parece que hay millones como esos bárbaros, a los que solamente les interesa lo personal para lucrarse de ello o solamente para desquitarse de lo que creen son las cuentas pendientes por un hecho que desafortunado pasó hace mucho tiempo y aún continúan con sed de venganza y ponen de pretexto a todo un proyecto dizque político.
Una vez más lo felicito

nancy cardenas ortega

Anónimo dijo...

buena eleccion Carlitos soy una seguidora asidua de sus escritos y también elijo la PAZ si de votar obligatoria mente nos toca como se escucha en los noticieros

Mercy Hacday Barrios Murcia

Anónimo dijo...

La berraquera!!!Lo estoy reenviando.

hector manuel galeano arbelaez

Anónimo dijo...

EXCELENTE ARTÍCULO, ME IDENTIFICO PLENAMENTE CON EL, POR ELLO, ARRASTRE PIES CON AQUELLA DILIGENCIA CON QUE ME ANEGO LA PEREZA MISMA DE LA DESIDIA, ESTE PASADO DÍA GRIS EN QUE ME TODO SE VISTIÓ DE LUTO POR CUANTO SOLO ME TOCO ELEGIR ENTRE LA ESPADA O EL FUSIL Y ELEGÍ LA PAZ.
GRACIAS, MUCHAS GRACIAS.

ATENTO SALUDO,


LUIS CARLOS QUIROGA CONTRERAS

Anónimo dijo...

Profesor: leí su interesante artículo. Concuerdo con gran parte de su razonamiento.
Creo que la manera de concretar esa elección de la paz, es llamando a VOTAR EN BLANCO (no tiene efectos jurídicos, pero si políticos), rechazando activamente a los dos candidatos.

Adjunto una entrevista con Jaime Araujo, promotor del voto en blanco. Puede hacerla circular si lo estima conveniente.

Gracias

Juan Sánchez R.
Profesor Universidad Nacional
Bogotá

Anónimo dijo...

Carlos Arturo, felicitaciones por esa proclama que bien vale la enviara como columna al Espectador o a El Nuevo Día.
Héctor Eduardo Esquivel

Anónimo dijo...

Buen análisis, me gustó el texto, felicitaciones.

gloria del pilar garzon velez

Anónimo dijo...

Buenas tardes Carlos Arturo:

Agradezco esos textos que comparte por este medio. Me tomé e atrevimiento de subirlos por mi página para que muchos los lean y nos permitamos la reflexión.

Una pregunta: Si ninguno de esos dos nefastos candidatos son dignos de votos, entonces ¿¿¿ votar o no votar???.

Soy docente de lenguaje, el pasado domingo voté por Clara López, porque veía que era la mejor opción y ahora pensaba que mi próximo debe ser en blanco, pero escucho a los que hablan de política, que se debe votar, pero, ¿por quién???? si usted escribe en su artículo la clase de personajes que nos han gobernado y que tristemente el pueblo volvió a elegir.

Agradecería su punto de vista, porque a veces me avergüenza no tener los argumentos suficientes para hablarle a mis estudiantes, porque siendo docente de lenguaje tengo esa obligación de llevarlos(me) a ese cuestionamiento.

Buena tarde,

Yolanda Rodriguez Vanegas

Anónimo dijo...

Buenas tardes, Carlos Arturo:



De verdad me alegra haber podido leer su texto. Sabor agridulce porque toca una fibra sensible y dolorosa: esta herida que sigue abierta y que la mayoría anhelamos poder sanar. Triste, pero cierta, su conclusión. Nada hemos decidido y tampoco esta vez nada vamos a decidir, pero al menos podremos elegir a un oligarca decidido a que la Paz de Colombia lleve su sello.

Después de esta felicitación, quiero darle las gracias por habérmelo enviado y preguntarle si, dándole todos los créditos de su autoría, lo puedo compartir a mi vez, pues me parece muy importante y bien planteada su reflexión para este momento.

De nuevo gracias y un abrazo fraterno,



Colombia Truque Vélez

Escritora - Traductora Oficial

Teléfono Pereira (6) 340 87 35

Celular: 304 4188456

Empera dijo...

Estoy de acuerdo contigo en todo, por eso votare porque este pais tenga una oportunidad de vivir en paz y porque las proximas generaciones crezcan en un ambiente diferente

Anónimo dijo...

Respetado profesor, en cuanto al comentario que Usted expresa respecto a que si no fuera por el olor la mariuana sería un cigarrillo más y que hace más daño el cigarrillo, me parece que debería informarse más acerca del tema porque estudios científicos han demostrado el daño tan grave que provoca y fuera de eso, este comentario lo lee un adolescente que no tiene el hábito de leer ni mucho menos de escuchar temas interesantes, imagenese las consecuencias negativas que esto traería. De manera que, me parece que debemos ser más responsables al emitir opiniones en temas tan delicados.

LA PIEDRA ANGULAR dijo...

PROFESOR NUEVAMENTE COLOCA USTED EL DEDO EN LA LLAGA. QUE COSA TAN TREMENDA. USTED HA PLASMADO DE MUY BUENA MANERA EL INCONCIENTE COLECTIVO DE LA SOCIEDAD EN ESTAS ELECCIONES PRESIDENCIALES. EL CUAL SIGNIFICA QUE MUCHOS NO SE SIENTEN A SATISFACCION PLENA POR EL HECHO DE TENER QUE VOTAR POR ALGUNA DE ESTAS DOS OPCIONES, QUE PARECEN MUY IGUALADAS POR LOS ASPECTOS NEGATIVOS QUE LOS CARCOMEN Y LOS ENCEGUECEN POR LAS ANCIAS DE PODER. DEFINITIVAMENTE LA PAZ ES UN DERECHO DE TODO CIUDADANO Y NO EL ESLOGAN DE UNAS CAMPAÑAS POLITIQUERAS QUE APROVECHANDO LAS COYUNTURAS BUSCAN SACAR EL MAYOR PROVECHO.SIN EMBARGO APOSTEMOLE A LA RESOLUCION DE UN CONFLICTO QUE HA DERRAMADO MUCHA SANGRE Y DOLOR EN EL PUEBLO, Y QUIZAS ESTE PROBABLE ACUERDO NO SEA LA PAZ, PORQUE LA PAZ ES UN ESTADO DE IMPLICACIONES MAS PROFUNDAS, PERO POR LO MENOS QUE SEA UNA VENTANA DE ESPERANZA A QUIENES SOÑAMOS CON UN PAIS MAS JUSTO Y EQUITATIVO SOCIALMENTE. Y COMO DICE EL LIBRO DE LIBROS, LA BIBLIA: "Y LA PAZ DE DIOS, QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO, GUARDARA VUESTROS CORAZONES Y VUESTROS PENSAMIENTOS EN CRISTO JESUS". FILIPENSES 4:7. ASI SEA.

Luz Aydeen Rayo Nagles dijo...

Y no pasa nada tienen investidura de corrupción que los hace invulnerables, con su valioso aporte ha tocado temas de gran sensibilidad y debo manifestar: me duele profundamente lo de los falsos positivos, seres inocentes nacidos en un país sin oportunidades, que baña nuestros campos con su sangre, país que hunde al campesino , campesino al que con orgullo le miro a los ojos y estrecho su mano rugosa y curtida por su quehacer, aquel que me recuerda que salí de allí para no volver pero mis ideas y corazón deambulan en él, ese es mi país un caos sin oportunidad, entonces a que le apuestas?