julio 16, 2013

DAVID Y GOLIAT: LA INVENCIÓN DEL ENEMIGO



Por: Carlos Arturo Gamboa B.

La Biblia, fuente prolífera de historias y leyendas, narra en el libro 1 de Samuel una historia muy conocida: la batalla entre David y Goliat. El primero un pastor aparentemente inofensivo y sometido a su dios, el segundo un filisteo guerrero, descrito como un gigante dispuesto a devorar cualquier israelita. La leyenda y su desarrollo es bien conocida por todos, pero esa es la versión oficial. Existe una oculta.

Siendo David el hijo menor de Isaí y dueño de una ambición desaforada por el poder, decidió construir una estratagema: la invención de un enemigo. Es así como usando excelentes hipérboles David da vida a ese monstruo mitológico llamado Goliat, el cual derrotaría y con eso garantizaría la gracia de Saúl, rey de Israel. Mediante esta argucia llegaría al trono. La táctica le funcionó, Goliat, o su nombre que era lo único existente del monstruo-guerrero, hacía temblar a los israelitas; entonces David surgió como su redentor. Quien murió ese día en el campo de los filisteos fue un hombre sobornado, un títere de David,  a quien su obediencia le costó la cabeza. De esa manera quedó bien diseñado el performance de la guerra, la cual sólo es la primera escena de la ambición por el poder. Guerra y poder son reflejos del mismo espejo.

De esa manera David dio muerte a su invención y se erigió como paladín de su pueblo. Después fue rey, un monarca laureado por el mito que él mismo construyó en los riscos, mientras cuidaba las ovejas. Desde entonces millones de émulos de David sueñan derrotar ese enemigo que los haga imprescindibles; David es aquel quien nos hacer creer la existencia de un enemigo todopoderoso que nos acecha y nos devorará.

Afortunadamente conocemos el lado oculto de la historia y sabemos que esa invención esconde la ambición desmedida por el poder, porque sin la existencia de un Goliat tampoco puede existir un David, y menos ser rey. Aunque muchos siguen siendo engañados con esa antigua invención y por eso corren desaforados a construir la unidad de lucha contra él, con lo cual le garantizan una tranquilidad absoluta al poder.

3 comentarios:

Carlos Arturo Gamboa Bobadilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Esta buenisimo... Chayan

alexander martínez rivillas

Carlos Arturo Gamboa Bobadilla dijo...

Profe ¿De dónde sacó esta versión?...o es parte de su creatividad para contar historias...

SANDRA PARRA