julio 14, 2008

TESIS Y ASESORES DE TESIS


Llega una zorra y le dice a un conejo: -Conejito, ¿qué haces, tan concentrado? - Estoy escribiendo mi tesis de doctorado", dijo el conejo, sin quitar los ojos de su trabajo. - Hummmm... ¿y cuál es el tema de tu tesis? - ¡Ah!, es una hipótesis que muestra que los conejos son los verdaderos predadores naturales de las zorras. La zorra se indignó: -¡Pero si eso es ridículo! Somos nosotras los predadores de los conejos. - ¡Claro que no! Ven conmigo a mi madriguera para que te enseñe mis resultados experimentales. El conejo y la zorra entran a la madriguera. Pocos instantes después se oyen algunos ruidos indescifrables, algunos pocos gruñidos y después... silencio. Enseguida, el conejo regresa, solo, y retoma los trabajos de su tesis, como si no hubiera pasado nada. Media hora después, pasa un lobo. Al ver al apetitoso conejito tan distraído, agradece mentalmente a la cadena alimenticia por estar con su cena garantizada. Sin embargo, el lobo también piensa que es muy curioso que un conejo esté trabajando en aquella tamaña concentración. Entonces, el lobo resuelve saber de qué se trata todo aquello, antes de devorar al conejito: - ¡Hola, joven conejo! ¿Qué te hace trabajar tan arduamente? - Mi tesis de doctorado, señor lobo. Es una hipótesis que vengo desarrollando desde hace algún tiempo y que demuestra que nosotros, los conejos, somos los grandes predadores naturales de varios animales carnívoros, incluyendo a los lobos. El lobo no se contuvo y se muere de carcajadas con la petulancia del conejo.- ¡Ja, ja, ja, ja!, ¡conejito, apetitoso conejito! Esto es absurdo. Nosotros, los lobos, somos los genuinos predadores naturales de los conejos. Además, basta de plática... - Discúlpame, pero si quieres, te puede enseñar mis resultados experimentales. ¿Quieres acompañarme a mi madriguera? El lobo no puede creer que tenga tanta suerte. Ambos desaparecen dentro de la madriguera. Unos instantes después se escuchan aullidos desesperados, ruidos de masticación y... silencio. Una vez más, el conejo regresa solo, impasible, y vuelve al trabajo de redacción de su tesis, como si no hubiera pasado nada. Dentro de la madriguera del conejo se ve un enorme montón de huesos ensangrentados y pieles de diversas ex-zorras y, al lado de él otro montón, todavía más grande, de huesos y restos mortales de lo que un día fueron lobos. Entre los dos montones, un enorme león, satisfecho, bien alimentado, limpiándose los dientes con un palillo. Moraleja: No importa cuán absurdo sea el tema de tu tesis, no importa que no tenga el mínimo fundamento científico, no importa si tus experimentos nunca llegan a demostrar tu hipótesis, ni importa tampoco que tus ideas vayan contra lo más obvio de los conceptos lógicos; lo que importa es quién es tu asesor...

4 comentarios:

Esperanza Rodriguez dijo...

Hola, que buena lectura, capturo mi atención desde un comienzo. Aunque parezca una simple fabula, en realidad es una buena sugerencia

alba lucia legro dijo...

DE VERDAD QUE ME GUSTA SU FABULA...SOLO ESPERO ENCONTRAR RESPUESTAS A MIS PREGUNTAS, MI PROFESOR.

gerardo dijo...

jejeje
Muy buena la verdad, aunque el punto de la tesis del conejo es que cerebro gana a musculos.

Son mañas que se toman con el tiempo, estaba intrigante y emosionante a la ves la fabula.

Bueno la verdad me dio una idea de como colocar mi hipotesis, gracias.

Anónimo dijo...

Greetings! Very helpful advice within this article! It is the little changes that make the greatest changes.
Many thanks for sharing!

My page ... walmart garden centers